La Teoría

 La teoría surje hace 16 años y es la siguiente: El esqueleto humano se compone de 7 alturas correctas, que hay que mantener siempre, hagamos el movimiento que hagamos, o mantengamos la postura estática que mantengamos; pero siempre se debe mantener esas alturas para no tener ningún síntoma ni ninguna enfermedad en el cuerpo.

Cuando estas alturas se pierden, aparecen numerosas enfermedades y síntomas que los médicos intentan tratar erróneamente, porque tratan el síntoma y no la causa del problema. Por ello se pasan los años tratando los mismos síntomas y las mismas enfermedades en las mismas personas sin curarlas nunca.

La mayoría de esas enfermedades son la gran parte por las que se causan bajas laborales, y esto lo podríamos evitar simplemente teniendo una buena educación en salud postural.  

 Todo depende de estas alturas y de la problemática que el ser humano tiene debido a la ley  de la gravedad, los movimientos tan rápidos a los que estamos expuestos y sobre todo a no tener concepto de que somos tridimensionales y hay unos espacios alrededor de nuestro cuerpo que deben moverse  y llenarse a la vez que nos movemos.

Con esto quiero decir, que aunque no seamos conscientes de que estamos metidos en un cilindro con unas dimensiones por delante, por los lados y por detrás ( y estas dimensiones salen de las figuras geométricas que hacen las distintas alturas de nuestro esqueleto), se deben mantener, por que si no es cuando aparecen los síntomas seguidos de la enfermedad.

Después los diagnósticos equivocados y los errores médicos, con todo mi respeto hacia esos profesionales, porque ellos tampoco tienen el concepto aún de cilindro de la tridimensionalidad del ser humano; y mucho menos que el cuerpo humano no es una suma de partes individuales a las cuales se debe tratar por separado, si no que somos un todo, una unidad donde cada movimiento individual repercute en las demás partes del cuerpo y del organismo. Dicho de otra manera,  que cada articulación por pequeña que sea tiene unas dimensiones, unas alturas y sobre todo unos huecos, que son los causantes de la pérdida de altura y de la adaptación muscular, ya que tendemos a llenar dichos huecos y estos se deben mantener vacíos y sólo se consigue manteniendo las siete alturas.